Zahara de los Atunes

Llega el verano y yo cada día estoy más convencida de que lo que necesito es un poco de tranquilidad. Algo que en esta ocasión he encontrado en Zahara de los Atunes y en sus puestas de sol.

Los andaluces no somos conscientes de lo que tenemos. Las playas de Cádiz no tienen nada que envidiarle a las del Caribe y encima las tenemos aquí al ladito!! Una de las cosas que más me gusta de allí es que la gente va a lo suyo y que lo único que te tienes que llevar en la maleta es el bañador y ropa cómoda y ligera.

Disfrutar de su arena blanca y sus aguas cristalinas es todo un lujo. Eso sí, si no te coge levante. Pero si lo hay puedes optar por irte a esos especiales chiringuitos de la zona y escuchar la mejor música en directo rodeada de buenos amigos, como hice yo con Maria del Mar y Maria  Angeles.

Pero si Zahara se caracteriza por algo es por la comida. En pocos sitios he disfrutado de manjares tan exquisitos como allí. Tengo que reconocer que yo soy una forofa del atún, pero el de allí es otra dimensión.

Dando una vuelta por el centro del pueblo visité la Taberna de El Campero, la misma taberna marinera de toda la vida de Barbate que ha abierto sucursal en Zahara. El lugar es de lo más fresco y divertido y se come este fantástico tartar de atún que te lo preparan allí mismo. A mí me encantó!

Tampoco te puedes ir de Zahara sin visitar el restaurante Antonio. Situado en plena playa es un lugar precioso y agradable donde además de comer de maravilla te sentirás como una reina en sus fantásticas mesas y elegantes salones.

El atún  rojo de Almadraba lógicamente es su especialidad, pero tampoco te puedes olvidar de la carne de ternera Retinta típica de la zona.

 

Y , por  supuesto, algo obligado en Zahara y en toda la zona, es disfrutar al atardecer desde la playa de una de las mejores puestas de sol que hayáis  visto nunca

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *