Una Ley de la Corona

medios-casa-real

Los tiempos cambian, incluso para una institución anclada en tradiciones seculares  como la Corona Española. Y el Rey lo sabe. Don Juan Carlos consciente de su pérdida de popularidad y del efecto erosionadosr del caso Noos quiere proteger la institución y para ello nada como el acercamiento y la transparencia. El primer paso lo dio hace unos meses al pedir perdón públicamente por su criticado viaje a Botsuana y  ¿qué me dicen de la rueda de prensa del pasado viernes para anunciar su nueva operación? La primera en 38 años de reinado! Y que nos mantuvo en vilo a los periodistas de toda España ante lo extraño de la situación.

FCO_0403b

Dentro de esta nueva política de transparencia, según fuentes cercanas  a la Casa del Rey, parece ser que Su Majestad vería con buenos ojos una ley que desarrolle ampliamente el artículo 57.5 de la Constitución, en lo que se ha venido a llamar La Ley de la Corona.

«Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverá por un ley orgánica».

Reyes_de_Holanda-Guillermo_y_Maxima_MDSVID20130918_0195_4

Hasta ahora la Casa Real consideraba suficientes para su regulación los 9 artículos de la Constitución que tratan sobre la Corona, del 56 al 65.  Sin embargo, ahora las tornas han cambiado y parece ser que La Zarzuela está animando a los partidos políticos para que consensúen una ley orgánica que cubriera esas lagunas de la actual legislación.

Porque lo cierto es que la Constitución no le asigna ninguna función al príncipe, sólo la de heredero. Con lo que puede sustituirlo en tareas de representación , cuando el monarca, como en esta ocasión, esté  indispuesto, pero no en sus deberes institucionales. Es decir,  no puede ejercer sus funciones , a no ser que el rey haya sido previamente inhabilitado por el Parlamento. Es más, cada vez que el príncipe ha acudido a la toma de posesión de algún presidente iberoamericano el gobierno le ha tenido que firmar un decreto de representación.

Principes_de_Asturias-Rey-Don_Juan_Carlos-operacion-Dona_Letizia-Don_Felipe_MDSVID20130924_0225_24

Aprovechando la actual coyuntura, lo ideal sería que más que un Estatuto del Príncipe, que regulara las funciones del heredero , la ley entrara más a fondo y se convirtiera en una Ley de la Corona que incluyera a todos sus miembros y que regulara sus actividades. Así debería incluir una serie de incompatibilidades, para evitar casos como el de Urdangarín, como la prohibición de que sus miembros  formaran parte de  empresas o  de partidos políticos.

Dados a pedir este Estatuto también debería contemplar los casos de divorcios reales  (imagínense que el Rey o la Reina solicitan el divorcio) y especificar los procedimientos para renunciar a los derechos sucesorios de sus miembros (algo que ya debería irse planteando la Infanta Cristina)  Por supuesto, incluiría la ley de transparencia para que los ciudadanos estemos al tanto de lo que el Rey hace con su asignación anual. Y, por qué no,  que el rey informara de sus viajes ,para evitar casos como el de la cacería de elefantes.

2012_04_16_IMG_2012_04_16_103A303A40_rey_14

Una ley que necesitaría el consenso entre los partidos y que ahora debido a esta nueva convalecencia  del rey vuelve a salir a la palestra, pero que debería haberse redactado hace ya mucho tiempo.

 

 

 

 

 

Comentarios

  1. Carmen Ruiz dice:

    Me considero Juancarlista, admiro a nuestro rey ya que, desde mi punto de vista, es nuestro mejor embajador. Tiene muchos contactos que a todos los españoles nos benefician gracias a su carisma y buen humor. Por otro lado también tenemos derecho a conocer todas las actividades que nuestros monarcas realizan a cada momento ya que, no se nos olvide, trabajan para nosotros.Apoyo esa ley!

  2. Alcibiades dice:

    Los españoles no necesitan de la necesaria perspectiva temporal para analizar con una cierta objetividad los acontecimientos históricos y sus personajes. Tan bobalicones e ignorantes como siempre, pensábamos que teníamos un monarca ejemplar. Ésto no lo empañaba su oficio de embajador –que nadie ni había otorgado– ante sus amigos de las monarquías teocráticas de Oriente Medio, todo un ejemplo de libertades y democracia. Que con respecto al indempendentismo catalán promulgara la tesis como solución de: hablando se entiende la gente», si es como lo hace él sería imposible. Tampoco que su hija y su yerno –gracias a quienes eran y son– fueran por la instituciones públicas «recaudando» para su tinglado sin ánimo de lucro, más bien «sinónimo de lucro».

    Todo ésto era entendido por la telplebe como las veleidades propias y naturales de un jerarca, nombrado en su día heredero de Franco durante una transición — que no ruptura y de ahí muchos de los males que hoy nos toca vivir– «ejemplar». Pero un buen día, la teleplebe viene a enterarse –como siempre tarde, mal y nunca– que su majestad tiene «amiga» y caza pobres elefantes, y esto si que no se puede consentir: los animales y la fidelidad conyugal son lo valores más considerados en sociedades alienadas, decadentes y, sobretodo, hipócritas. El Rey con su «amiga» y los proboscideos; la Reina en Londre de compras para mitigar sus tribulaciones; la niña con el yerno haciendo pingues «negocios»: la metáfora perfecta de una época de decadencia que nos ha tocado vivir.

    Yo también soy monarquico, pero de los Reyes Católicos.

  3. Elade dice:

    Me considero Juancarlista pero creo q la corona debe actuar con la máxima transparencia y demostrar de verdad una «conducta ejemplar» ..
    Gracias por este post porque con el me he enterado bien de lo q se pretende con esa reforma a la Ley de la Corona.
    El príncipe Felipe lo esta haciendo bien , pero necesita más contenido.

  4. MJMOY dice:

    Tienes razon amiga inma mas transparencia,en los,asuntos,de la corona cosa que no se ha hecho nunca,pero se esta en ello soy una,juancarlista a tope me ha encantado tu post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.