Felipe de los belgas

efe_20130721_134744_pa1633belg_25437_1

Cómo hubiera disfrutado el fallecido Balduino viendo a su  sobrino Felipe subir al trono de los belgas! Porque el querido rey Balduino y su esposa la española Fabiola siempre tuvieron a Felipe como un hijo suyo y en él depositaron las esperanzas de la sucesión, durante un reinado salpicado de muestras de amor entre ellos y cariño hacia su pueblo.  Nada que ver con su hermano Alberto y la bella Paola «reyes del papel couché» de los años 60, en cuya fecha protagonizaron más de un escándalo, correrías que en estos 20 años de reinado estaban olvidadas . Pero el pasado siempre vuelve y ahora, años después , de nuevo los rumores de infidelidades del rey, con hijos ilegítimos incluidos y de  desfalcos al fisco de la reina han hecho abdicar a Alberto en su hijo Felipe.

alberto y su hijo felipe

Desde luego no se trata de ningún regalo. La corona envenenada que recibe Felipe está salpicada además de por estos escándalos, por  movimientos nacionalistas entre flamencos y valones ,  a los que se une la escasa popularidad del nuevo monarca. Porque Felipe no es lo que se dice un príncipe con encanto, a su tremenda timidez se unen las continuas insinuaciones de homosexualidad y las afirmaciones de que lo suyo con Matilde fue un matrimonio de conveniencia.

606x341_232856_felipe-i-nuevo-rey-de-los-belgas

Por todo ello , quizá, la ceremonia de entronización que parecía sacada de otro cuento,  estuvo salpicada de muestras de cariño hacia su esposa .Vimos a un príncipe humano y cercano,  nada que ver con esa imagen de retraído y tímido a la que nos tiene acostumbrados.

 

discurso-amor-principes-belgas--630x400

Además a Felipe siempre se le ha cuestionado su preparación. Algo en lo que quizá no todos coinciden porque Felipe no es sólo un piloto sobradamente preparado, muchos incluso llegan a afirmar que el nuevo rey es uno de los distinguidos socios del elitista club Bilderberg , que según algunos maneja los hilos del mundo.

Fabiola y balduino

Vamos, que Felipe tiene mucho más de su tio, el tímido  Balduino , que de su padre, el simpático Alberto. No en vano lo primero que ha hecho, además de esa exhibición de amor pública, ha sido dejar claro que es el rey de los belgas, de todos los belgas, tanto flamencos, como valones. Un  rey  que no lo tiene nada fácil en un país con tantos nacionalismos, pero seguro que el discreto Felipe nos da más de una sorpresa.

 

Comentarios

  1. Carlota A dice:

    Muchísimas gracias Inmaculada por tenernos siempre informados de la última hora de casas reales, nadie mejor que tú para ello!!!!!

  2. Alcibiades dice:

    Abdicación: Un bonito ejemplo a seguir.
    Largo y manido, por no decir eterno, ha sido el debate entre monarquía o república como forma de estado.
    Los españoles, volubles como siempre, de declaraban monárquicos sin conocer más rey que al que le sacaban por televisión y no siendo otra cosa la monarquía que una institución dinástica, hasta que se enteraron que su majestad cazaba elefantes, y hasta ahí podíamos llegar.

    No era ni el único ni el peor de los defectos de nuestro monarca, pero el corazón tierno de los españoles, visto el abatido al proboscideo, había dictado sentencia. España y sus reyes son una como una grotesca paradoja que se repite en la historia: traicionamos nosotros mismos a don Rodrigo en Guadalete, llamamos «El deseado» a quien nos vendía a Napoleón, le montamos una revuelta y motín al mejor de todos ellos (y único monógamo) en el Palacio Real; somos así.

    Bélgica me resulta un país entrañable. El más grande emperador que tuvo España y la cristiandad en el XVI nació allí. Y allí fue, en el puerto de Brujas, donde en el siglo XIV ya se reconocian a los españoles por una casa de navegantes donde en su dintel lucía y destacaba el árbol de Guernica, ¿saben algo de esto los nacionalistas?

    Que sus príncipes ahora estén más o menos preparado o tengan o no queridas,es sólo una anécdota en la historia, que es esa vieja dama que hila con hebras de misterio las ruedas del destino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.